Un día en Chinchón

Un día en Chinchón

Chinchón es pueblo de Madrid, situado entre la Comunidad de Madrid y Castilla La Mancha que conserva su singularidad enclavado en medio de la Vega de Tajuña, con sus paisajes pardos, grises y ocres. Sus hermosas casas agrupadas en torno a su majestuosa Plaza Mayor, denominada como la cuarta maravilla material de Madrid, que conforman las callejas llenas de vida del casco antiguo y que merece la pena descubrir.

Chinchón sorprende en la primera visitas por su balconadas de madera, angostas callejuelas, típicos soportales, iglesias, conventos, emitas y un castillo abanderan un casco urbano hoy en día declarado Conjunto Histórico-Artístico. Un ambiente medieval que envuelve al visitante desde el principio, y que no le abandona en ningún momento.

Una visita obligada, quizás la más famosa de todas, es la Plaza Mayor. Catalogada como una de las más pintorescas del mundo, era el lugar donde se realizaban las ferias de ganado ya desde finales del siglo XV. Hoy en día, es el núcleo principal de la localidad y donde está situado el Ayuntamiento de Chinchón. En su conjunto, la plaza está soportalada y cerrada por construcciones de tres plantas y balcones de madera denominados ‘claros’. Se suele utilizar como corral de comedias, juego de cañas, autos sacramentales y celebraciones taurinas.

Chinchón vista

Chinchón vista

Pero no solo de su Plaza Mayor vive Chinchón. Otros edificios y lugares emblemáticos salpican sus calles y plazas. El Monasterio de los Agustinos, hoy en día Parador de Turismo, fue fundado por los Condes de Chinchón en el siglo XVII. Anexa al monasterio y al parador se encuentra la ermita de Nuestra Señora del Rosario.

Rutas históricas de Chichón

Además, en la colina que corona la ciudad de Chinchón también se pueden encontrar varios reclamos turísticos de especial interés. Primero, las vistas. Desde las cercanías de la Torre del Reloj y de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción se pueden vislumbrar las mejores vistas del casco urbano de la localidad así como la vega que riega las tierras de Chinchón. Y como hemos dicho antes, en esta colina también se encuentran las coloquialmente llamadas torre sin iglesia e iglesia sin torre.

La primera, la Torre del Reloj, pertenecía a la extinta iglesia de Nuestra Señora de Gracia, la más antigua de la ciudad pues se tiene constancia de ella ya en el siglo XIV. Fue destruida durante la Guerra de la Independencia salvándose únicamente la torre. La segunda es la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que data del siglo XVI aunque no se terminaron las obras de construcción hasta el XVII. Mezcla de estilos Gótico, Plateresco, Renacentista y Barroco es conocida, sobre todo, por el lienzo de Francisco de Goya que alberga en su interior, la ‘Asunción de la Virgen’, situado en el centro del Altar Mayor.

Y así, muchos otros rincones arquitectónicos de especial interés para el visitante ávido de historia. El Teatro Lope de Vega, construido en 1891, destaca por un fantástico lienzo con vistas, alegorías de la ciudad, que hace las veces de telón y que es obra del genial Luís Muriel, el pintor de cámara de Alfonso XIII. El Castillo de los Condes, el Convento de las M.M. Clarisas, la Casa de la Cadena, el Castillo Casasola o la Ermita Romántica de San Antón son solo ejemplos de la riqueza patrimonial de Chinchón.

Gastronomía de Chichón. Un autentico lujo.

Si por algo es conocido Chinchón es por su oferta gastronómica. La cocina tradicional castellana domina las cartas de todos sus restaurantes. Cordero, cochinillo y cabrito se asan a la manera tradicional en los hornos de leña. Guisos y pepitorias con carnes de caza y de corral en creaciones 100% castellanas. Sopas y potajes enriquecidos con verduras de la vega del Tajuña, y dependiendo de la temporada, condimentadas con las mejores habas, guisantes, ajetes… Es la gastronomía de Chinchón, constantemente alabada por sus numerosos visitantes a lo largo del año, y en la que también destacan las sopas de ajo, las judías chinchoneras, las puches o el potaje de vigilia.

Además de la nutrida oferta gastronómica, en las panaderías y tahonas de la ciudad se pueden degustar y adquirir los famosos grandes panes decorados en abanico. El hornazo, bollo de pan dulce con huevo en el centro, pelotas de fraile, repápalos y pastas de anís son otros de los productos que el viajero podrá encontrar en estos comercios.

En Chinchón se pueden encontrar quesos artesanales de gran calidad, embutidos y jamones elaborados a la manera tradicional, siendo interesantes los jamones con pimentón.

El anís, ese producto tan célebre de Chinchón. Elaborado en la propia alcoholera de la localidad, consta de tres tipos: dulce, seco y seco especial. Avalados por la Denominación Geográfica de Chinchón es, junto al vino, uno de los principales reclamos para los viajeros que se acercan a la ciudad.

En cuanto al vino, realizados a partir de uva garnacha, los caldos de Chinchón pertenecen a la Denominación de Origen ‘Vinos de Madrid’, impulsando un producto que estaba desaprovechado. Cabe destacar las bodegas subterráneas que pueden localizarse en diferentes puntos de la ciudad, tales como las Cuevas del Murciélago o las Cuevas del Vino, establecimientos donde también se puede degustar un buen chorizo de la región o cualquier otro plato típico.

También cabe destacar otros productos autóctonos como el aceite o el ajo. El primero se realiza a partir de dos variedades de aceituna, Cornicabra y Manzanilla, y se comercializa bajo el logotipo de ‘Alimentos de Madrid’, que certifica su calidad. El segundo es de la variedad ajo fino. Tiene un sabor y un aroma idéntico a su color, nacarado, suavemente rosado. De diente pequeño y cabeza prieta, es capaz por sí solo de convertir unos humildes huevos fritos en un emblema gastronómico. Están recogidos bajo la denominación de Alimentos de Madrid, Alimentos de Calidad y están asociados a la APYCA, (Asociación de Productores y Comerciantes del Ajo de Chinchón).

Chinchón

Chinchón

Otro aliciente para todos los interesados que se acercan a Chinchón en fechas puntuales son sus festividades, en especial las fiestas de Semana Santa y las Fiestas Patronales en honor a la Virgen de Gracia y San Roque. En las primeras, destaca la representación viviente de la Pasión de Cristo, una de las más famosas y antiguas de la Comunidad de Madrid, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional. Tiene lugar el Sábado Santo al anochecer y recoge la tradición de los famosos autos sacramentales que se representaban tradicionalmente durante el siglo XVII. Representada por más de 250 vecinos, el culmen llega cuando se eleva la cruz de Cristo desde la Plaza Mayor hasta la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

Comments are closed.