Descubrir Segovia en un día

Descubrir Segovia en un día

Segovia es una Ciudad Patrimonio de la Humanidad con monumentos únicos que por sí solos ya merecen una visita. Sin embargo, una vez en Segovia descubriremos que la ciudad ofrece mucho más. Un barrio judío, casas señoriales, panorámicas de ensueño y un cinturón verde para pasar un buen rato paseando bajo el sol. Con esta ruta, vamos a intentar conocerla en un día.

 

Segovia

Segovia

CÓMO LLEGAR

Autobús: Diversas líneas regulares conectan con Madrid, Ávila y Salamanca con numerosos servicios diarios.

Tren: Varios trayectos diarios del tren de alta velocidad (AVE) conectan con Madrid (en aproximadamente 30 minutos) y Valladolid (en aproximadamente 40 minutos). Desde la estación hay servicio de autobuses que conectan con el centro de la ciudad (en aproximadamente 15 minutos)

Carretera: Madrid – Segovia: Por la A6 y continuar por la AP6 Y AP 61. Trayecto aproximado: 1h. 15 minutos.Ávila – Segovia: Por la A51 y continuar por la AP6 y AP61. Trayecto aproximado: 1 hora.

Avión: Los aeropuertos más cercanos son los de Madrid (87 kilómetros), Valladolid (125 kilómetros) y Salamanca (164 kilómetros)


Segovia - Acueducto

Segovia – Acueducto


MAÑANA

VISITA AL ACUEDUCTO, AL BARRIO JUDÍO Y A LA CATEDRAL

(Aproximadamente 2 horas y media. Horario sugerido: de 10.30 a 13 h.) Un buen momento para comenzar la visita a Segovia son las 10.30 h. Nuestra primera parada será la Plaza del Azoguejo, donde está el centro principal de recepción de visitantes y el imponente Acueducto. Aprovechamos para recoger toda la información que necesitemos.Además de hacernos la fotografía bajo el monumento, podemos fijarnos en muchos detalles curiosos. Por ejemplo, la perfección del corte de las piedras o apreciar la ausencia de cualquier material que las mantenga unidas. Cada una de ellas (de hasta dos toneladas de peso) simplemente está colocada una sobre otra, demostrando la perfección del trabajo de los romanos. Si nos fijamos, veremos que salvo algunas de las inferiores, el resto tiene muescas en sus laterales. Son las marcas que quedaron tras su arrastre y elevación.Desde el Acueducto, marchamos hacia el barrio Judío tomando la calle de Cervantes y continuamos por Juan Bravo hasta la Puerta de la Luna que nos da acceso al Paseo del Salón. En el camino, nos fijaremos en las fachadas de los edificios y en su característica decoración, normalmente de motivos geométricos y vegetales. Son muy variados y estéticos. También veremos la iglesia de San Martín, claro ejemplo del arte románico de Segovia, y la Casa de los Picos. Algunos de los patios de las casas de esta zona también merecen una visita, como el de la Casa de los Del Río.Desde el Paseo del Salón, disfrutaremos de una panorámica de parte del cinturón verde de la ciudad y, a la izquierda, del Alcázar. Si ascendemos por la Puerta del Sol, llegamos a la calle de la Judería Vieja, donde podemos visitar la Antigua Sinagoga Mayor. Si rodeamos la Catedral por la calle San Geroteo y llegamos por la Plaza de la Merced, habremos completado el Barrio Judío.Para acceder a la Catedral, ya espectacular desde el exterior, llegamos por la calla del Marqués de Arco, que alcanza la Plaza Mayor.

Ten en cuenta

Es conveniente el uso de calzado cómodo porque Segovia es una ciudad con continuas cuestas.En el Centro de Recepción de Visitantes de la Plaza Azoguejo podrás contratar guías para toda la ciudad y sus monumentos.La parte del Acueducto de la plaza Azoguejo es la mejor conservada pero éste aún continúa en pie en buen estado durante otro tramo. Sin embargo, son áreas reconstruidas posteriormente, como se aprecia en el estilo de los arcos o en las propias piedras. Los restos del mismo se prolongan hasta la sierra, durante unos 14 kilómetros.Una de las mejores vistas del Acueducto la obtendremos desde lo alto de las escaleras del Postigo que hay junto al centro de información turística.La Plaza Mayor acoge un pequeño mercado las mañanas de los jueves.Frente al Barrio Judío, en la zona verde conocida como el Pinarillo, se encuentran los restos del Antiguo Cementerio Judío.

COMIDA

Es el momento de conocer la gastronomía de la ciudad. Encontraremos multitud de restaurantes en las calles que salen de la Plaza Mayor, en los alrededores de la Catedral y en la Plaza del Azoguejo. Si el día está soleado y acompaña la temperatura, además muchos dispondrán de terrazas con vistas impresionantes a los monumentos. A la hora de pedir, hay platos imprescindibles como el cochinillo asado o el lechazo (cordero lechal asado). Para los que prefieran el pescado, la opción sería la trucha.

Comments are closed.