El lujo de ver Mónaco en un solo día

El lujo de ver Mónaco en un solo día

Mónaco ha sabido vender el lujo y el glamour como nadie en este mundo. Un país muy pequeño en tamaño y a la vez tan grande en nombre y reconocimiento. Sin duda alguna merece una visita. ¿De cuanto tiempo?, pues eso dependerá del dinero que tengas claro. Si tu intención es visitarlo sin alojarte allí por los enormes precios de las habitaciones de los hoteles, poco países en el mundo van a poder visitarlo casi en su totalidad en menos de 16 horas, descuento ya las 8 horas de nocturnidad. Si por el contrario tienes la suerte de visitar el país por un evento en su Casino, o tienes la intención de “ganarle a la ruleta”…Suerte en ello…O te mueve hasta allí un evento deportivo como la Formula 1 o el Rally…Te felicito enormemente y con total envidia, ya que o eres rico o te estás dando el capricho de tu vida. Volviendo a los primeros, los que no van a alojarse y no van a unos de esos acontecimientos que triplican los precios normales, ya de por sí muy altos, estas son las recomendaciones y visitas obligadas para ver Mónaco en un solo día
Monaco-visita

Mónaco, vista del Casino

La oficina de turismo de Mónaco está ubicada en la zona central del Puerto; podemos aprovechar y de paso, darnos un paseo contemplando boquiabiertos los magníficos yates y embarcaciones que descansan amarrados en sus aguas. Mónaco está dividido en distritos; el puerto se ubica en el de La Condamine. Justo al sur de este distrito se encuentra Villa de Mónaco, conocido popularmente como “La Roca”al tratarse de una especie de península de piedra que se interna en el mar. Este lugar es uno de los preferidos de los turistas por su belleza; además, en él se levanta el Palacio de Grimaldi, sede de la familia regente y que se puede visitar. Aunque hay que subir un buen tramo de escaleras para alcanzarlo, las vistas que se obtienen desde allí compensan sobradamente el esfuerzo.Al norte de La Condamine está uno de los distritos más conocidos de MónacoMontecarlo. La fama de este lugar viene por ser el que da el nombre a pruebas de motor como el Rally de Montecarlo , pero también porque en él se encuentra el Casino de Montecarlo, probablemente el más famoso y elegante del mundo. Ningún viajero debería marcharse del principado sin por lo menos entrar al Casino y contemplar sus magníficos salones. En la zona privada (a la que a veces es posible acceder porque algunos hoteles regalan pases a sus clientes) se puede contemplar a los clientes apostando enormes sumas de dinero en las mesas… La experiencia de las apuestas está también al alcance del resto de los clientes, ya que hay mesas en las que se pueden apostar cantidades muy pequeñas.

Mónaco

Mónaco

Actualmente hay más distritos o barrios en Mónaco (segregados de los tres anteriores, los originales), pero lo cierto es que lo más interesante se agrupa en los tres mencionados. Una excepción es el Jardín Exótico de Mónaco, creado por el Príncipe Alberto y que se ubica en el barrio de Les Révoires. Aunque quienes quieran contemplar la naturaleza de cerca, en este caso la naturaleza marina, tienen una cita ineludible con el Museo Oceanográfico. El edificio es ya de por sí espectacular; data de 1950 y está construido directamente sobre el mar, en un acantilado que se alza 85 metros por encima de las aguas. En sus diferentes plantas es posible contemplar colecciones de maquetas, barcos, útiles de pesca y de navegación… Además de un gran esqueleto de ballena y un acuario impresionante. El Museo Oceanográfico fue dirigido durante años por el célebre oficial, buceador e investigador Jacques Costeau, lo que da la medida de su importancia y espectacularidad.

Uno de los atractivos más populares del principado es sin duda su circuito urbano de Fórmula 1, que se puede visitar caminando tranquilamente por la calle, ya que pertenece al entramado de la ciudad (en concreto al distrito de Montecarlo). El Gran Premio de Mónaco se lleva celebrando desde 1950 y es uno de los más emocionantes y peligrosos del Mundial, con puntos tan conocidos como la curva de Mirabeau. Otros puntos de interés de la ciudad son la Catedral, de estilo neorrománico y que data del siglo XIX (merece la pena visitar su interior y admirar la colección de obras de arte que alberga); la colección de coches del príncipe Rainiero de Mónaco, el Mercado Condamine en busca de objetos de artesanía, la Casa de la Ópera de Mónaco o el Estadio de fútbol Louis II, que cuenta con visitas guiadas.

Comments are closed.